Entrar en el BLOG de Paranormalia y deja tu comentario, opinión o lo que quieras
Contacta con nosotros
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
PARANORMALIA
EL LAGO NESS
Según la historia, en el siglo VI se recogen las primeras notaciones de la existencia de un Monstruo en el Lago Ness, en el norte de Escocia. Al monstruo se le conoce cariñosamente como Nessie. Cada cierto tiempo, investigadores recorren el lago haciendo una cuidadosa busqueda que confirme la leyenda.

Sobre el origen de Nessie, cuenta la leyenda que hace millones de años, la parte norte de Escocia no formaba parte del país. Los siglos pasaron, las placas continentales se movieron y las corrientes marinas cambiaron sus rumbos. De esa época inmemorial viene Nessie, un prehistórico monstruo marino que sobrevivió a tanto cambio catastrófico de la corteza terrestre.

El primer avistamiento del monstruo data del año 565 d.C., en el que un monje irlandés dejó escrito que un discípulo suyo, San Columba, avistó una gran cabeza de un animal muy extraño mientras nadaba en el lago. Fue el comienzo de un mito que fue creciendo con el tiempo.

Ya en el siglo XX, Nessie, como llaman al monstruo de lago, tuvo una agenda apretada, sobre todo en la década de los 30. En mayo de 1933, el alguacil del lugar, Alex Campbell, dijo haber visto lo mismo que san Columbo: una gran cabeza y un largo cuello que salían de las oscuras aguas del lago. En julio de ese mismo año, el matrimonio Spicer se dirigía hacia el pueblo de Foyers bordeando el lago y vieron el monstruo entre los matorrales al lado de la carretera.

Esta cámara-web se encuentra situada en el norte de Escocia apuntando directamente al Lago Ness. Desde ella podrás observar el lago en tiempo real así como la climatología, la luz, etc. Tienes dos formas de ver el lago dependiendo de la velocidad de conexión y de el software de tu PC.


¡A lo mejor consigues ver al Monstruo!


Algunos testigos describieron al montruo como un animal que tenía un largo cuello, 1,80 metros de largo y 1,20 de alto y de color gris elefante, con una textura similar a la de un caracol, que se movía saltando. Cuando se bajaron del coche, ya había desaparecido en el lago. Aquí empezaron las primeras teorías sobre un monstruo anfibio. Otros testigos relatan que el monstruo tiene un color rojo oscuro, piel lisa y que mide entre ocho y nueve metros de longitud. Con estas descripciones algunos científicos piensan que puede tratarse de un plesiosaurio, una especie de dinosaurio marino. También se ha popularizado que el monstruo es hembra.

La última aparición de Nessie en los años 30 pasa por ser una de las más numerosas. Hasta 50 testigos, entre turistas y lugareños, afirmaron que el 8 de octubre de 1936, pudieron ver al monstruo durante más de quince minutos. Nessie se sacudió la timidez y se paseó cerca del castillo de Urquhart, unas ruinas que hay sobre unos acantilados en una parte del lago. Primero lo avistó un vecino, que atrajo la atención de autobuses llenos de turistas que se hallaban en la zona. Todos coincidieron en describirlo con dos jorobas y el cuello largo.

No es casualidad que los años 30 ocurrieran muchos avistamientos de Nessie. Todo empezó con la famosa foto tomada en 1934 por el Dr. Robert Kenneth Wilson que vió a Nessie y lo captó en una instantanea. La foto es borrosa pero parecía un plesiosauro de largo cuello emergiendo del agua. Dicha foto se publicó en todos los diarios dando forma al mito y las visitas al lago y la búsqueda del monstruo se dispararon.

Pero detrás de la foto se escondía una gran mentira, la foto tomada por el Dr. Wilson fue un montaje realizado por los hermanos Spurling, que utilizando una serpiente marina de plástico de unos 35 centrímetros estaba atada a un submarino de juguete. Los hermanos Spurling pertenecián al mundo del espectáculo, eran expertos en trucos y su "broma" no fue descubierta hasta 1994 por dos reporteros del Sunday Telegraph.

Hasta ese momento el monstruo ha sido supuestamente fotografiado miles de veces. Los avistamientos han sido también muy numerosos y las búsquedas tan habituales como infructuosas. En el Lago Ness se han dado cita las embarcaciones más modernas con los equipos de rastreo submarino más avanzados del momento.

A pesar de que existen varias imágenes, ninguna es lo suficientemente clara y concluyente sobre este animal, y aunque hay muchos encuentros reportados, no se tiene noticias de ataques a seres humanos.

La expedición de la Academia de Ciencias Aplicadas de Boston, dirigida por el doctor Robert H. Rines, llegó en 1972 al lago provisto de un moderno equipo de sonar completado por un sistema de cámara estroboscópica creado por el doctor Harold E. Edgerton, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, para fotografiar la vida subacuática. La noche del 8 de agosto la superficie del lago se encontraba lisa y en calma, y los miembros del equipo investigador esperaban en embarcaciones ancladas en la bahía de Urquhart, hacia la una de la madrugada el equipo empezó a ver en la pantalla del sonar las pesadas y oscuras señales de un gran objeto en movimiento, la cámara estroboscópica fotografió las manchas captadas por las ondas del sonar, debido a lo turbio del agua, las fotografías no fueron muy nítidas, pero al ser procesadas en una computadora se pudieron definir varias imágenes. Dos de las tomas mostraban una aleta, una tercera foto mostraba dos objetos que parecían ser grandes animales. Los resultados de los análisis de los hallazgos señalaban una aleta que media entre 1.20 a 1.80 metros de largo y dos cuerpos separados por 3.5 metros, esto fue por fin una evidencia palpable de la existencia de uno o algunos seres acuáticos que habitan el legendario lago.

El Lago Ness es una gran falla que empezó a formarse hace unos 300 millones de años pero hace 12.000 años el suelo de la región se elevó y el lago también unos metros más sobre el nivel del mar. El lago tiene 40 kilómetros de longitud y su máxima anchura es de 2 kilómetros. El agua de lago procede del río Ness. Sus aguas son ligeramente cálidas en la superficie, en cambio son muy frías cuanta más profundas son. Este lago se encuentra bordeado por unas montañas con acantilados, lo que produce que las aguas se encuentren siempre en la sombra, es decir, que el lago en realidad no posee orillas, pues se encuentra encajado dentro de un corte profundo del terreno cuyas paredes descienden a las profundidades casi verticalmente, con un grado de inclinación agudo. Sus aguas son muy oscuras, debido a que llevan gran cantidad de turba por lo que a muy pocos metros bajo la superficie, es imposible ver nada. Hay zonas cercanas a la orilla cuya profundidad llega hasta los 225 metros. Hay algunas teorías que proponen la existencia de canales subterraneos que comunican el lago con el mar. Esto explicaría que los supuestos montruos, al entrar y salir por estos canales, cuando aparecen, lo hacen tras las largos periodo de tiempo.

La superficie del lago está casi siempre tranquila, por lo que esta ausencia de olas hace más fácil la observación, y también la confusión, pues un pequeño tronco de árbol movido por una ligera brisa, puede crear una ola con su consecuente efecto óptico para que todo el mundo piense que ha visto a Nessie está en la superficie.

Se cree que Nessie puede ser un fósil viviente un descendiente de dinosaurio, los monstruos se adaptaron a su nueva vida y los descendientes han habitado las oscuras aguas del lago desde hace miles de años. Se cree que el monstruo de Loch Ness podría ser verdadero, de hecho en nuestro planeta falta mucho por conocer, hay especies aun no han sido catalogadas por la zoología. Pretendemos ir a Marte y descubrir si hay vida fuera de la Tierra mientras en las profundidades de los mares aparecen extraños seres que hasta hoy eran desconocidos como, por ejemplo, los calamares gigantes... del cual se han encontrado varios cadáveres que han permitido estudiarlos y catalogarlos.